¡Pierde peso ahora!

Sabemos que estar en forma para las fiestas, o contrarrestar los estragos de éstas, es el objetivo. Si nos preguntas cómo conseguirlo, no esperes otra respuesta sino la habitual: con una buena rutina de ejercicios y un infalible régimen alimenticio, como los que a continuación te presentamos en conjunto con un ‘fasting’ para alcanzar la meta

Más que un deseo es una súplica navideña la que elevan muchas mujeres al cielo con la esperanza de lograr domesticar sus metabolismos y sobrevivir a las festividades. Una dieta estricta en el mes de diciembre es lo último que deseas, después de todo, las celebraciones invitan a compartir y disfrutar en familia pero también con abundantes cenas y descorches. Excesos mediante, empezarás el año llena de remordimientos y también de kilos de más. No esperes más por el milagro de la Natividad y sigue nuestras siguientes recomendaciones.

Come más, rebaja más

La polémica ‘top model’ Kate Moss alguna vez sentenció que nada sabe mejor que sentirse flaca. La verdad es que nada sabe mejor que comer libre de culpas. Y sí, existe la manera de saciarnos sin caer en la glotonería ni sacrificar el ideal de belleza. La clave es saber escoger esos bocados con los cuales nos podremos saciar disminuyendo los números en la balanza y las ganas de comer.

Todo lo que provenga de un árbol, matorral o tallo es conveniente. Los vegetales, frutas y nueces serán tus mejores aliados, porque te darán más ácidos grasos omega -3 los cuales te ayudarán a eliminar la grasa abdominal. Además, al ingerirlos al comienzo de cada comida harán que consumas menos calorías de otro tipo de alimentos y la fibra hará lo suyo por contrarrestar las oscilaciones de los niveles de azúcar en la sangre que llevan al hambre. Además, todo lo que sea verde contribuirá con tus probabilidades de perder peso.

Las proteínas también son protagónicas y necesarias en cada comida del día, incluyendo las meriendas. Cada vez que consumes entre 10 y 15 gramos estarás ayudando a desarrollar músculo en lugar de grasa. El desayuno es el mejor momento para disfrutarlas en forma de lácteos o huevos, tres raciones de lácteos al día disminuyen en 60% tus posibilidades de caer en el sobrepeso. Además, un bocadillo de carbohidratos y proteínas media hora antes y después de ejercitarte también acelera el crecimiento del músculo y la recuperación. Dicho sea de paso, también reducirá los efectos del cortisol, la hormona que le dice a tu cuerpo que debe acumular grasa, por tanto, quemarás más grasa durante las próximas 24 horas.

Limpieza anual

Así como una vez al año respondemos a la imperiosa necesidad de vaciar y botar todo aquello que sobra y estorba en nuestro clóset, también debemos buscar la forma de botar toda la grasa, impurezas y toxinas innecesarias alojadas en nuestro organismo. Las dietas ‘detox’ o las dietas para desintoxicar son la moda de estos primeros meses del año porque ayudan a estimular de nuevo la capacidad que tiene el organismo para limpiarse a sí mismo. Eliminar las toxinas que generalmente son obstáculo para una buena salud, restaurar los nutrientes que le faltan al cuerpo para su correcto funcionamiento y rejuvenecer en todos los niveles, sobre todo a nivel celular, son los propósitos de casi todas estas dietas de desintoxicación. La que elijas dependerá de tu caso particular y de lo que te recomiende tu médico.

Los creadores de todas estas dietas prometen no solo desintoxicar, restaurar y rejuvenecer, sino también bajar de peso, purificarte, reducir la energía destinada al proceso digestivo y optimizar las condiciones de la auto curación del estómago, con lo cual podrás despedirte de las alergias y los problemas del colon, sintiéndote más contenta y radiante, como Gwyneth Paltrow, una de las fans de la famosa dieta “Clean”, creada por el cardiólogo uruguayo Alejandro Junger. El consejo de muchos especialistas con respecto a las dietas de desintoxicación es empezar a hacerlas por solo tres días, para poder darle al sistema digestivo un descanso que le permita reponer energías. En términos generales, los planes de estas dietas sugieren ingerir una comida líquida para el desayuno y dos comidas sólidas para el resto del día, siguiendo algunos parámetros específicos de cada una de las propuestas.

●  La mayoría de las dietas de desintoxicación permiten los siguientes alimentos: frutas enteras sin azúcar, congeladas o diluidas en agua; leche de almendra, leche de arroz, leche de nuez de Brasil y leche de semilla de cáñamo; arroz marrón, mijo, quínoa, amaranto, trigo negro; pescado de agua fría, salmón, trucha, carne de caza silvestre, cordero magro, pato, pavo y pollo; arvejas, lentejas, frijoles y legumbres; nueces, ajonjolí, almendras, semillas de girasol y de calabaza, avellanas y pacanas; vegetales frescos, crudos, al vapor, salteados o rostizados; aceite de oliva, de coco, de ajonjolí, de almendra, de girasol, de calabaza y de nuez; agua filtrada, té verde y herbales, agua mineral y con gas, mate y agua de coco; vinagre, especias, sal marina, pimienta seca, albahaca, cacao, canela, comino, eneldo, orégano, ajo, jengibre, perejil, mostaza, romero, cúrcuma y tomillo; y algunos edulcorantes naturales.

●  La mayoría de las dietas de desintoxicación prohíben los siguientes alimentos: naranja y su jugo, toronja, banana, fresas y uvas; todos los lácteos, huevos y leche; trigo, maíz, cebada, centeno, cuscús, avena y espelta; pescado crudo, cerdo, carne, salchicha, ternera, carnes frías o enlatadas y mariscos; productos de la soya como salsa, aceites, leche, cuajada, tofu y yogur; maní, mantequilla de maní, pistachos, macadamia y nueces; cremas de vegetales, tomate, papa, berenjena y pimientos; aceite de canola y procesados, aderezos de ensalada y mayonesa; alcohol, café, refrescos, sodas y bebidas cafeínadas; azúcar refinada, blanca y marrón, miel, sirope de maple, fructosa, caña y algunos edulcorantes muy conocidos; chocolate, kétchup, encurtidos y salsa picante.

Otras recomendaciones que siempre se anexan a los parámetros de las dietas ‘detox’ incluyen mantenerse en movimiento, subiendo escaleras, caminando y saltando cuerda durante el día; pero en la noche debes asegurarte de tener descanso suficiente. Es muy importante tomar suficientes líquidos para orinar y es necesario evacuar antes de finalizar el día, si no sucede de forma natural debes ayudarte con laxantes naturales o aceites de castor. Las dietas de desintoxicación generalmente pueden ser hechas por todo el que se encuentre en condiciones de salud estables, y se deben evitar a toda costa en mujeres embarazadas, diabéticos, enfermos de cáncer avanzado o cualquier persona que esté tomando medicamentos, que requiera de niveles sanguíneos precisos y constantes.